LA MENTE, CONSTRUCTORA DE LA REALIDAD.
Nuestros sentidos nos muestran el universo en el que vivimos. Gracias a ellos percibimos nuestro entorno y nos ubicamos en el mundo. A través de la vista, el oído, y nuestras sensaciones, somos capaces de determinar las experiencias, escenarios, y decorados que determinan nuestra realidad.
Un enorme e intrincado sistema de conexiones y redes neuronales situadas en nuestro cerebro y nuestro sistema nervioso central genera nuestra propia visión del mundo. Una realidad material, sólida y concreta, derivada de nuestros pensamientos, creencias, afirmaciones, autoprofecías, excusas, ideales, paradigmas: nuestra propia mentalidad.
Nuestro cerebro, y su producto: la mente, se erige en el centro de nuestro mundo, en el que nos encontramos nosotros mismos. Lo demás, el resto, generalmente lo ubicamos más allá de nosotros. Todo está ahí afuera, aparentemente.
La mente es el gran juego de LEGO con el que se construye el mundo donde vives. Crees que tienes responsabilidad a la hora de juntar las piezas?
Consideramos nuestro sistema de pensamientos en correspondencia con la realidad objetiva, y nos lleva a pensar que las divisiones que generamos en nuestra mente son reales.
El profesor de física David Bohm (colaborador de Einstein) nos explica en su delicioso ensayo “La totalidad y el orden implicado” que la idea de que nuestro mundo está fragmentado y separado de nosotros mismos es una ilusión, y que esta ilusión no hace otra cosa que llevarnos a un conflicto y a una confusión sin fin.
construyendo-la-realidad
  • Facebook
  • Google+
  • Evernote
  • Gmail
  • LinkedIn
Desde bien pequeñitos hemos ido aprendiendo conceptos, determinando objetos, y fragmentando nuestros límites con el fin de ir aprendiendo poco a poco sobre el mundo en el que vivimos. La segmentación produce la costumbre universal de pensar que el contenido de nuestro pensamiento es una descripción del mundo tal y como es.
Por otro lado, nuestra mente no tiene mayor propósito que el de mantener a nuestro cuerpo con vida. Su única función, que no es poco, es la de adaptarse al medio en el que vive y proveernos de las circunstancias que deriven en nuestra propia supervivencia.
A nuestra mente le trae sin cuidado nuestro nivel de felicidad, le importa un pito si estamos cumpliendo nuestro propósito de vida, si estamos disfrutando de una empleo enriquecedor, o nos rodeamos de personas de calidad y sanas que nos hacen sentir bien.
Todo eso para nuestra mente son tonterías, un lujo, banalidades sin importancia. Nuestra mente creará una realidad basada en generar circunstancias y eventos que nos lleven a experimentar una y otra vez, y de forma reiterada, experiencias que nos ayuden a liberar las tensiones provocadas por nuestros bloqueos.
Limitaciones y bloqueos que se han creado en nuestra propia mente originada por experiencias pasadas que superaron nuestra capacidad de comprensión.
Mantener un mentalidad adecuada y libre de conflictos, aumentar nuestra capacidad de comprensión y la complejidad de nuestros propios recursos, nos llevará a experimentar una vida rica y plena, sin tensión ni estresores.
Te habrás dado cuenta que en tu vida se repiten aspectos de forma reiterada, que te hacen enfrentarte a circunstancias que parecía que ya habías superado. Si no te has dado cuenta, es porque no has prestado suficiente atención y aún crees que lo que sucede en tu vida es fortuito y ajeno a ti.
Conocerás quizás el caso típico de la mujer maravillosa, guapa e inteligente, que habiendo tenido un padre alcohólico y posesivo, sale con hombres que de alguna forma tienen problemas con el alcohol y los abusos. O conocerás el caso del hombre que monta un negocio y se arruina constantemente, casualmente, de la misma forma en que se arruinó su abuelo.
Si crees que estos hechos son fortuitos, quizás no debas seguir leyendo este artículo, sin embargo si piensas que hay gato encerrado te invito a que prestes atención.
La mente, de forma subconsciente, dispone ante ti las circunstancias necesarias para que te enfrentes a tus propios estresores. A tus propias tensiones.
Colocará ante ti los disparadores que te ayudarán a liberar la tensión generada por los bloqueos que algún día se generaron dentro de ti, modificando tu percepción de la realidad.
mental-coach
  • Facebook
  • Google+
  • Evernote
  • Gmail
  • LinkedIn
Sigue leyendo con atención y detenimiento, pues lo que sigue es muy importante, es la clave.
La verdad es que la mente no crea esas circunstancias y eventos desencadenantes, si no que da relevancia y subraya de forma bien visible los hechos que pueden ayudarte, de entre el resto infinito de hechos y circunstancias que no son relevantes para ti. Dicho de otro modo: resalta y pone de relieve aquellas cosas que, a ti y no a otros, pueden servirte de válvula de escape de las tensiones acumuladas.
Imagínate que te dan un susto. Normalmente te sobrecoges y cuando ves que es una broma te relajas exhalando y liberando la tensión. Pero, ¿y si no es una broma? ¿y si no comprendes lo que ha ocurrido porque no puedes? Entonces el susto no se “digiere” y la tensión se queda dentro, en tu cuerpo, atrapada. Acabas de generar un bloqueo.
Esas tensiones se generaron, como decía más arriba, en el pasado. Quizás tuviste una experiencia conflictiva en tu niñez que no supiste comprender y resolver. La tensión se enfrió, no se liberó y quedaste atrapado en ella. O más bien debería decir, la tensión se quedó atrapada en ti. En tu cuerpo y tu sistema nervioso y neurológico. En tus músculos, tu postura, tu rostro, tu forma de desenvolverte, etc..
Y tu mente lo sabe. Ahora, durante muchos años arrastrarás ese bloqueo, quizás necesites una vida entera para disolver esas tensiones. Te diré más: del mismo modo que has heredado los ojos de tu abuelo, y la forma de caminar de tu madre, quizás has heredado la tensión no resuelta de tu bisabuelo. Si, sorprendente ¿Verdad?
En tu vida ocurrirán hechos que tomarán relevancia para ti y dispararán circunstancias que harán que, de alguna forma, tu tensión y tus conflictos se vayan liberando, pero eso mismo te hará esclavo y te someterá a la dictadura de tus propios límites. Aprende a generar una mentalidad sana y adecuada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X