¿Cuántas veces te has acostado, has empezado a dar vueltas, y vueltas y más vueltas? Y, después de todo esto, sufres impaciencia y pequeños episodios de ansiedad… Déjame decirte que la ansiedad y el sueño son malos compañeros de cama.

leer más