Cuando el silencio se hace ruidoso, cuando la mente acallada llama tu atención, entonces se produce la alquimia de tu corazón. Cuando las estrellas se hacen refulgentes, cuando la primavera transpira la piel, nuestra alma cobra vida, y entonces nuestros sentimientos se convierten en pura emoción.

Para nuestro espíritu la vida es explosión de sensaciones, la gran oportunidad, el momento en que el proyecto cobra movimiento y lo escrito se hace realidad. Entonces por fin el hombre entiende que la vida es un lujo que nos da la posibilidad de elevar la materia a la sutileza de lo espiritual. No importa la condición, ni el color de piel ni el país, no es relevante lo intrascendente, sólo llama la atención del alma lo que es bellamente terrenal.

El paraíso es la capacidad de sentir, de vivir y de crear, de entender que tu realidad existe para ti, y que tu eres el dueño de ella. Al menos eres el dueño de interpretarla, de entenderla y trascenderla.

Todas las lecciones que vivirás, que has vivido, todas las experiencias que tu cuerpo es capaz de albergar son el auténtico regalo. El Hombre agradece cada emoción que eres capaz de sentir a través de tu cuerpo, porque no será eterno, aunque el aprendizaje es tuyo por derecho universal. El agradecimiento por la vida, sea la condición que sea, te llevará al éxtasis. Puede que en momentos alguna nube oscurezca tus mañanas, pero no olvides que tienes la fortuna de existir, de permanecer en la tierra, hermosa manera de tomar cuerpo que tu alma siempre agradecerá.

Agradece, y bendice cada mañana que vivas porque el sol sale para ti, y si asumes tu misión con la emoción que te da el saber que cada paso que das te acerca hacia tu destino, entonces sentirás la misma alegría por vivir que siente tu alma cuando te conviertes en hombre.

Este es el mensaje que nos llega, sin temor ya a no ser escuchado porque pronto llega el momento en que el hombre comprende que la vida es un proceso preciado, y que más allá de cualquier circunstancia, el alma se siente regocijada por disfrutar de esta oportunidad. Siempre se Es, pero no siempre se Está. Siempre permanecemos, pero no siempre podemos sentir, emocionarnos, vivir. Siente lo sagrado de tu vida, como una oportunidad para abrir los ojos del corazón y ver más allá de lo que tus retinas observan, mira tu vida a través de tu esencia, escucha tu luz con tu alma, siente el frío, el calor, la humedad, con lo mas profundo de tu ser, camina con la certeza de que tu destino lo esta creando la parte más elevada de tu propio ser.

Para el universo la vida del hombre es una suspiro, para el hombre la vida es una oportunidad. Es lo mejor que le ha podido pasar, y tomar consciencia de esto asegurará el aprendizaje, porque entonces comprenderás que nada es casual, nada es fútil, todo ocurre para disfrute y regocijo del Ser.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X