En muchas ocasiones me gusta pensar sobre qué hay de cierto en la sabiduría popular.

Pero no puedo estar de acuerdo con todas las sentencias del refranero español. Hay algunos de esos refranes que son especialmente retrógrados, como por ejemplo ese de “Mas vale malo conocido que bueno por conocer”.
Me parece bochornoso porque reencarna el miedo profundo al cambio y especialmente a la vida, e invita a seguir igual que siempre por muy fastidiada que sea la situación.
Pero hay algunos refranes que son especialmente acertados y creo que el de las famosas dos sopas de taza es uno de ellos.
Cuanta mas atención pones sobre aquello que te incomoda o aquello que no deseas, mas estás predisponiendo al universo en esa dirección.
El universo siempre tiende al equilibrio y el mínimo consumo de energía es uno de los principios en las dinámicas universales.
Cuando te empeñas en negarte a algo, es decir que no quieres sopa, estás activando un potencial concreto y estás haciendo crecer la relevancia de algo.
Y cuando ese relevancia potencia la importancia de cualquier situación el universo va a querer igualarlo. Para ello pondrá en marcha una serie de dinámicas en dirección contraria a ese potencial creciente.
Pongamos, por ejemplo, el enamorado que ve en su enamorada a un ser hermoso y lleno de virtudes y eleva sus cualidades por encima de lo real que generará una serie de dinámicas con las cuales el universo se encargará de contrarrestar.
Quizás algún día el enamorado tenga que ver lo que sus amigos y entorno ya estaban viendo y pudiera ser que muy probablemente ocurra alguna situación que de forma abrupta acabe con esa visión bucólica de la amada.
O cuando nos negamos a vivir alguna experiencia y a comprender su entramado estaremos dando demasiada importancia a evitar algo, cosa que probablemente hará que la vida active una serie de dinámicas orientadas a tumbar esa resistencia dándonos más de eso que deseamos evitar.
La mejor postura es, entonces, bajar el nivel de rechazo de lo indeseado para así poner esa ley del “No quieres sopa, toma dos tazas” a tu favor.
¿Que te parecería cambiar tu mentalidad, cambiar tu forma de ver lo indeseado? Empieza a amar eso que no deseas para, de ese modo, no recibir esas dos tazas extra de amargura.
Estarías empezando a poner al universo a tu favor y no en tu contra. Cambiaría el refrán y dirías algo así como: “Quieres sopa, pues ya no hay más”

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X