No hay tiempo que perder. 
Si esta afirmación te lleva a sentir algún tipo de urgencia o prisa, entonces debes saber que no es ése el sentido que deseo darle a esta frase.
Si desearas perder el tiempo yo te animaría a ello, pues perder el tiempo es una forma de utilizarlo. Perder el tiempo, a veces, es una buena forma de invertir tu tiempo.
Pero cuando digo que “No hay tiempo que perder” me estoy refiriendo a que el tiempo es un activo que vale oro y no debiéramos perder oro. En ese caso nos estaríamos empobreciendo ¿No crees?
En mi caso, ha pasado ya media vida. El tiempo es como un yogur, tiene fecha de caducidad, por eso no deberíamos dejarlo pasar sin más.
Dicen los físicos y los místicos (últimamente se ponen de acuerdo muy a menudo) que el tiempo no existe. Que es una percepción del observador. Construccion de nuestra mente.
Esa serie de sucesos concatenados la podemos percibir gracias a que el sujeto (cada uno de nosotros) estamos separados con el objeto (lo que ocurre y las cosas).
Y ahí radica la gracia del tiempo. Gracias a que somos un ser experimentando una realidad terrenal podemos disfrutar del tiempo, podemos hacer uso de él. 
Puesto que el día que dejemos esta estructura física que nos mantiene, ya no podremos disfrutar del tiempo y volveremos a ser uno con el todo. Seremos, ya no sujeto si no el objeto en si mismo.
El universo es atemporal. Pues qué suerte que yo soy temporal. Por eso, la pregunta es: ¿Qué harías si no tuvieras tiempo?
Comparte si estas reflexiones te gustan. 
Nos vemos muy pronto!
Chau !

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X