Todos los conflictos están en mi mente que cree. Mi mente creedora. Esa mente que cree que la vida es injusta y que a mi me ocurren cosas malas, o que hay alguien ahí afuera que es capaz de herirme. Esa mente creedora, que cree que aquel o el de mas allá está haciéndome daño. Una mente que cree que su realidad ocurre fuera de si misma, y se mantiene en la falsedad de lo que perciben sus ojos.

¿Es acaso lo que yo creo la realidad? Sirva este juego de palabras como reflexión ¿es lo que mi mente cree lo que crea? Los conflictos no están ahí afuera si no, en mi mente, que cree que hay algo mas allá de mi que tiene la culpa de mi situación. Y eso ocurre porque mi mente cree que es un ente separado del exterior. De hecho es mi mente lo que me separa del universo, de la vida y del resto de gente.

Es al comprender esto cuando me hago responsable de mis circunstancias. Me hago responsable al hacerme consciente de que aquello que ocurre no está fuera de mí si no que parte de mí, está originado en mi mente. No es mas que un error de percepción puesto que si lo que veo con mis ojos lo corrijo con las gafas de mi responsabilidad, entonces cambia mi manera de entender la vida. Mi mente creedora cambia de creencias y crea una nueva realidad. Se convierte en mente creadora.

Me coloco a mí en el centro de mi vida, me hago líder de mi persona. Eso es Liderazgo personal.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X