Es muy probable que hayas querido poner en marcha la ley de la atracción a tu favor, y puede que hayas conseguido pequeños avances en el camino hacia tus propósitos y deseos, pero hace ya tiempo que has tirado la toalla. Se te han quitado las ganas de seguir practicando, o sencillamente estuvo bien mientras duró la lectura del libro o duración del vídeo, pero ya ni te acuerdas.
Quizás seas de los que se motivaron y se pusieron a practicar las enseñanzas a todo trapo. Has visualizado tus objetivos una y cien veces, has repetido tus decretos hasta el aburrimiento, has discutido vehementemente con amigos y conocidos sobre que es lo mejor para conseguir poner de tu lado la ley de la atracción.
Descubre cómo la FÍSICA CUÁNTICA puede ayudarte a atraer la vida que deseas
El caso es que, sea como fuere a día de hoy, la famosa ley de la atracción no se ha manifestado. O quizás peor, se ha manifestado trayendo mas de lo mismo. Por eso voy a compartir contigo cuatro motivos por los que quizás la dichosa ley no aparece por ningún lado.

#1 Estás enfadado

Vivimos las situaciones negativas con rabia y descontento.
Aparecen en nuestra vida situaciones negativas, y me refiero con ello a situaciones que son enojosas, desagradables, o que nos causan incomodidad. Aunque eso sea en apariencia solamente, puesto que de entrada, aquello que a priori nos parece negativo, podría ser la antesala de nuestra buena suerte. Pero no siempre lo vemos así.
Las cosas no están ocurriendo tal y como quisiéramos. Tal y como habíamos deseado y soñado, y a la primera de cambio, todo se tuerce, va mal y nos instalamos en la queja, el victimismo y adoptamos el rol que menos nos conviene para atraer aquello deseado.
Y si, parece que la ley funciona. Pero para mal. Mi padre siempre dice ese refrán de “a perro flaco, todo son pulgas”. Todo comienza a ir de mal en peor, hasta quedar atrapado en ese ciclón de negatividad que te absorbe y te paraliza. Atraes lo malo, lo difícil, y llo peor. ¡ Que desastre !
Sin embargo, te propongo que actúes de otra manera: cuando tengas que realizar algún trabajo que te desagrade, u ocurran eventos desfavorables, lo que puedes hacer es alquilarte. Es decir, actuar como si fueras un inquilino de ti mismo.
Haz lo que debas hacer y punto, y de paso, obsérvate como reaccionas, como te desenvuelves, cuales son tus patrones de reacción. Obsérvate con cariño y aprecio, como si fueras un padre amoroso que observa a su hijo jugar y actuar, desenvolverse y crecer.
El “observador” es una figura de la que ya hablaré en otro artículo, pero básicamente se trata de ser consciente de uno mismo y de ser benevolente con los propios errores, defectos y sombras.

#2 No das tiempo

Nos cansamos pronto y no somos perseverantes.
El universo es fractal, es decir, que es una réplica infinita de si mismo. Recuerda esa frase que dice que lo que es arriba es abajo.
Bien, pues resulta que a nivel cuántico, es decir en el mundo ínfimo de los átomos y simplificando mucho, la materia representa menos del 0,01% del átomo, el resto, es decir el 99,99% está formado por algo que no vemos y es lo que lo sustenta.
Si esta visión la extrapolamos a nuestra vida cotidiana, resulta que el mundo material que vemos es menos del 0,01%, y el restante 99,99% es lo que no vemos.
Si seguimos con esta serie de premisas, podríamos decir que si quisiéramos cambiar nuestra realidad, deberíamos hacerlo desde la parte más influyente, es decir lo que aparentemente no se ve y representa el 99,99%.
Sin embargo, nosotros pretendemos cambiar nuestra realidad desde lo que se ve, o sea desde el 0,01%, una  parte insignificante de la realidad. ¡Que listos somos!
Ponemos la mayoría de nuestros esfuerzos en cambiar esa parte insignificante: lo visible, que además es lo más denso, y necesita de más tiempo para su transformación.
Además no es fácil mover las rígidas estructuras que durante años hemos ido creando de forma inconsciente, no solamente nosotros, si no el resto de los seres humanos.
Por lo que concluirás que cambiar la realidad, la mayoría de las veces, requerirá de su tiempo, y en efecto, nos cansamos mucho antes.

#3 Atraes lo indeseado

No aceptamos nuestra situación presente, bloqueando el mejor futuro posible.
Muchas veces deseamos algo pero nos llega todo lo contrario. Resulta que queremos, por ejemplo, abundancia y prosperidad, pero lo que ocurre es todo lo contrario: Cada día tienes menos pasta, y más problemas.
El universo permanece en un constante estado homeostásico, por el cual, a través de una serie de fenómenos y dinámicas busca la autorregulación y el mantenimiento de un relativo equilibrio.
Las ancestrales sabidurías orientales, como el Tao, o el equilibrio entre el Yin y el Yang, lo representan con el famoso símbolo que nos habla de la armonía y el equilibrio, aceptación e integración entre los contrarios.
En efecto, nuestra vida cotidiana también se rige bajo esas leyes, y no podemos entender el día sin comprender y aceptar la noche. No podemos comprender la salud, sin haber vivido la enfermedad, ni el frío sin el calor, ni la luz sin la oscuridad.
Podríamos seguir poniendo ejemplos de infinidad de conceptos contrarios entre ellos que conocemos y aceptamos en nuestra vida diaria como normales y, de hecho, te invito a que continúes tu mismo con la interminable lista.
Entonces, la cuestión aquí es sencilla. Volvemos al ejemplo del inicio de este tema: ¿Como vamos a experimentar la abundancia sin experimentar antes la escasez?
Y exclamarás enfadado, y con cierta razón: -¡Pero estoy cansado de experimentar la pobreza!
Bien, el tema es experimentar la pobreza, si. Pero desde la aceptación y la comprensión y no la lucha ni la crispación. No llegará y experimentarás la prosperidad y la abundancia, hasta que no aceptes profundamente y comprendas la pobreza y la escasez.
Descubre cómo la FÍSICA CUÁNTICA puede ayudarte a atraer la vida que deseas
Recuerda que según la ley de la atracción, en la naturaleza, los leones van con los leones, las cebras con las cebras, y los pingüinos con los pingüinos. Y en nuestra vida, los enfados con más enfados, la violencia con más violencia, y el dinero con más dinero, …por poner unos ejemplos.
Aceptar profundamente aquello que no deseamos y mantener la confianza en que el universo ya está trayendo lo tuyo, y no enviándole pensamientos de queja e insatisfacción porque si no solo te traerá más queja y más insatisfacción.

#4 Te preocupa el cómo

No confiamos en que llegue nuestro “pedido”
Muchas veces nos cansamos, quejamos, o enojamos porque no parece que nuestro deseo vaya a manifestarse. Están ocurriendo cosas extrañas, pero… ¿y qué hay de lo mío?
La vida es resultado de la expresión del Universo. Tal y como exponía más arriba, el universo se autoregula con fenómenos y dinámicas que buscan el equilibrio y la armonía.
Del mismo modo el universo prioriza el mínimo gasto de energía. Si puede manifestar algo sin grandes derroches, entonces ocurrirán eventos en nuestras vidas que se acomoden en nuestra realidad con ese mínimo consumo.
El agua siempre descenderá hacia el mar buscando los puntos más fáciles y donde menos resistencia encuentre, superando cualquier obstáculo de forma sinuosa y tranquila, a veces, y solo de manera abrupta y enérgica cuando no haya más remedio, según la orografía del terreno ¿Cierto?
Cuando buscamos que en nuestra realidad se manifieste un hecho o un objeto concreto, el universo ha de ponerse en marcha para satisfacer nuestro “pedido”, y utilizará sus recursos de la manera más conveniente para él, y no para ti.
Ese “pedido” que hemos realizado no se materializará siempre de manera como nosotros deseamos, si no como la vida haya querido manifestar. Por eso el “cómo” llegará nuestro “pedido” es algo irrelevante de lo que no deberíamos preocuparnos.
A veces el “pedido” se manifestará sin más. Sin saber cómo, un cumulo de “casualidades” pondrán ante nosotros la manifestación de lo deseado. Pero a veces, la manifestación no será tan clara, tan evidente, y requerirá de que el universo supere los obstáculos para traerte eso de forma diversa e inimaginable.
Y otras veces ocurrirán cosas, que parece que no tienen sentido, que no son aquello que tu habías deseado y entonces pierdes la fe y la confianza, y tiras la toalla.
Cuando tales circunstancias ocurran piensa sencillamente que quizás tu “pedido” llegue a consecuencia de esa situación desfavorable, o a través de ese hecho extraño e inesperado.
No pierdas la templanza y no emitas pensamientos de insatisfacción ni desconfianza, porque si no lo más probable es que el Universo, en su mecanismo de ahorro energético dejará de empujar hacia ti el anhelado “pedido” y te traerá, obediente, más de esa insatisfacción y desconfianza.

#5 Pasar a la acción

En el sofá no ocurren las cosas. Las oportunidades están ahí fuera.
Muchas veces visualizamos nuestros proyectos, creamos una imagen mental de aquello que deseamos, y lo hacemos día tras día. Esperamos pacientemente y con tenacidad a que llegue a nuestras vidas esa casa maravillosa, el coche nuevo, o el dinero para hacer esa formación que tanto nos va a ayudar.
Pero pasan los días, las semanas, los meses, y el objeto de nuestro deseo no llega. Entonces, nos sentamos en el sillón preferido, y enfurruñados nos quejamos de que las cosas no vienen a nuestra vida.
¿Se te ha ocurrido pensar que eso que pasa es lo normal? ¡Pues claro! La transformación no ocurre en el sofá, ni en nuestra casa, si no que ocurre ahí fuera.
Accede al campo de las infinitas posibilidades para que una nueva realidad comience a manifestarse. Y el campo no está en nuestra zona cómoda, si no que está más allá del perímetro seguro.
Proyecta en tu mente la diapositiva de tu objetivo, sintiendo y emocionándote, poniendo toda la intención de tu esencia. Entonces comienzas a mover las sólidas estructuras físicas de la materia, a través de lo más poderoso, la unión de tu mente y tu alma. El proceso de realización a comenzado. Ahora comienza a caminar hacia tu propósito.
Pequeños gestos, decisiones, llamadas de teléfono, ir aquí y allá requiriendo información, o visitas a antiguas amistades. ¡Muévete! Sé el primero en moverte, y así crearás una inercia creadora que te ayudará a recorrer la mitad del camino. La otra mitad es cuestión del universo. Tu sólo has de entrar en la linea de vida que te llevará al sector de la realidad donde se cumplen tus sueños. ¡Pero debes hacerlo!
Debemos hacer, al menos, la mitad de camino para recibir la entrega del universo. Y debemos hacerlo paso a paso, sin necesidad de saber cómo eso se va a materializar, dejando de lado el control de los hechos, solamente caminando y avanzando hacia allá donde más o menos percibimos que está nuestro destino. Lo anhelado.
Descubre cómo la FÍSICA CUÁNTICA puede ayudarte a atraer la vida que deseas
Es muy sabido el hecho de que muchas personas, hasta que no lo tienen todo bien controlado y preparado no dan el primer paso, y por ese motivo pueden quedar bloqueados sin pasar a la acción.
El afán de perfeccionismo es un claro ejemplo de ello, se le suele llamar: parálisis por análisis. ¿Te suena? Estoy seguro que conoces alguna persona en tu entorno que pueda sucederle eso. No dejes que te pase a ti.

#6 Quiero un Ferrari

Deseamos cosas que, en esencia, no necesitamos
Cada uno de nosotros tiene un propósito único en su vida. Pero, desgraciadamente, son pocas la personas que conocen ese propósito. Son excepciones aquellos que ya a temprana edad, o durante su juventud están manifestando aquello único para lo que fueron diseñados.
La mayoría nos perdemos, o nos hemos perdido en el pasado, en convencionalismos, vidas estandarizadas, anhelos materiales que nos llevan a lineas de vida muy alejadas de la materialización de nuestros propósitos de vida.
En su esencia, cada persona, conocemos aquello que vinimos a expresar. Ese don que nos hace único. Aunque durante nuestra vida lo hayamos enterrado bajo toneladas de frustración, miedo, errores, culpa, y decisiones inadecuadas.
Si has llegado hasta aquí, y no has dejado de leer este artículo, entonces estoy seguro que sabes a qué me refiero y se que puedo expresarme con claridad. Me estoy refiriendo al propósito del alma. ¡Por supuesto!
He llegado, con el tiempo y las experiencias, a la conclusión de que se materializa en nuestras vidas aquello que es fruto de la unión entre nuestra mente y nuestra alma.
La mente es esa entidad cercana a nuestros pensamientos, el alma es esa entidad cercana a nuestra intuición. Ambos extremos resumidos en lo aparente y en lo esencial. Ambos extremos unidos generan y cristalizan nuestra realidad. Pongo un ejemplo para dar claridad.
Cuando nuestra alma desea cantar y actuar con libertad, y nuestra mente dice que eso no toca, e introduce la culpa y el sentido del ridículo, el miedo y el quedar bien, entonces el alma se contrae y se siente triste. Se manifestará una realidad acorde a esa frustración.
Cuando nuestra alma desea expresarse y expandirse, y nuestra mente se pone a trabajar en la misma dirección, apoyando aquello que en esencia deseas, entonces la realidad se manifestará de manera acorde igualmente, con fuerza y claridad. Tu alma y tu mente unidas manifestando lo que necesitas y deseas en realidad.
Por eso, un Ferrari, un cheque de 1.000.000$, o una pareja salida del Vogue, no será siempre aquello que con más facilidad se alcance, (si es que llega a materializarse) si no aquello que en esencia requieres para atraer a tu vida la manifestación de ese propósito vital.
Espero haberte recordado algunos aspectos olvidados, para que puedas atraer a tu vida aquellas cosas que deseas y anhelas.

#7 Estoy más solo que la una…

Tu entorno no ayuda.
Has decidido dar un paso, empezar tu nuevo proyecto, una nueva empresa, una transformación de tu vida, quizás un viaje inspirador, o simplemente un nuevo reto.
Lo comunicas con ilusión, vehemencia, y pasión a tu entorno, a tus seres queridos, amigos, familia. A tu clan. Tu tribu. Es muy probable que no encuentres la respuesta que esperabas. Posiblemente, ellos no acaban de comprenderte, creen que más vale viejo conocido que nuevo por conocer…
Si es así, no te preocupes. Compréndelos. Ellos temen perderte, porque la tribu no puede permitirse perder a uno de sus integrantes, es la ley de la supervivencia que aún queda marcada en sus ancestros, en nuestros ancestros. Está escrito en nuestros genes que debemos permanecer unidos y todos a una, para crecer juntos, crear una tribu grande y unida para sobrevivir en un territorio muchas veces convulso, invadido.
Pero los tiempos han cambiado, nuestra misión es un camino interior hacia un destino incierto, en el que el individuo pesa más que el grupo. La unidad no significa ir todos juntos, si no la unión interior. Coherencia. Mente y alma.
Deberás comprender sus miedos iniciales, incluso sus boicoteos, lo hacen porque te quieren. Te quieren ver cerca de ellos y haciendo lo que hacen ellos. Es una reacción normal, y deberemos saber decir NO a sus frenos, y cortar el cordón umbilical para salir volando hacia tu futuro. No los culpes, trátalos con amor. Compréndelos.
Rodéate de personas que te apoyen, que piensen como tu. Personas que tengan sueños, que vayan a por ellos, incluso personas que ya hayan alcanzado sus metas, y sigan entusiastas en pro de retos mayores.
Deja  que a tu vida lleguen esos compañeros de viaje, atraídos por tu ilusión y entusiasmo. Busca apoyo en un coach, o mentor que ya haya conseguido sus retos, amigos que crean en ti, quizás nuevas relaciones. Esas personas más que nadie te apoyarán y acompañarán hacia tu nueva vida. Más tarde, cuando alcances tus sueños, ya podrás recuperar a aquellos que no querían verte conseguir lo que ellos no fueron capaces de alcanzar.

Si quieres saber más, y aprender cómo la Física Cuántica Divulgativa puede ayudarte a alcanzar tus metas, conseguir una vida armoniosa, plena, y sin conflictos, puedes solicitar tu invitación para asistir a la Conferencia Presencial que ofreceré en Barcelona y On Line.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X