BUENAS NOCHES.

BUENAS NOCHES.

Se hizo un silencio abrupto. El constante y aburrido sonido de las voces metálicas dio paso a un vacío sonoro y hueco. Se escuchó un chasquido eléctrico y el televisor pasó del colorido más intenso al gris opaco en un instante, mientras la negrura se cerraba sobre el último pixel encendido de la pantalla.

Había sido un día intenso de trabajo. Un día complejo lleno de soluciones para situaciones complejas a las que hubo de dar respuesta rápida y certera. Una jornada eficiente donde puso a prueba, como cada día, a sus facultades como profesional, mermadas a veces, por el cansancio y la cotidianidad. Siempre era lo mismo.

Pero ahora se extendía ante él uno de los mejores momentos del día. La hora de dirigir sus pasos al recinto último de su intimidad. Ese lugar donde no importaba ser buen profesional, buen amigo o buen hijo. Ese “ahora» que se iba a convertir en un despertar a otro lugar. Indefinido y sin explorar. La hora de irse a dormir. El momento de descansar.

Sus zapatillas se arrastraron por el piso con su cuerpo a cuestas, deslizándose indolentes hacia el sanitario, donde iba a comenzar su ritual nocturno de cada día. Cepillarse los dientes, el enjuague con su colutorio, el cuidado de su piel con su crema hidratante nocturna. Todo lo transportaba hacia ese momento dulce, esperado, suave, de irse a dormir.

Apagó las luces últimas de su piso y sus pasos lo llevaron a su dormitorio. No fue consciente de que había entrado en su cama hasta que olió el aroma de las sabanas limpias, el tacto del algodón y el frescor del tejido en su piel varonil. Dejó ir un suspiro con la boca bien abierta. Era más bien una exhalación, larga y prolongada, con la que dejaba atrás un día intenso, para dar la bienvenida a una noche desconocida.

Cerró los ojos en calma, arrebujándose en el fondo de sus sabanas, hundiendo la cabeza en su almohada y sintiendo cómo poco a poco su cuerpo entraba en color. Movió sus piernas sintiendo el roce de las sabanas sobre su piel y también se sintió afortunado. Reconfortado por tener y vivir ese momento, por disponerse a dejarse ir en manos de la noche que probablemente lo iba a recibir con todas sus maravillas inconscientes.

Sintió agradecimiento por poder disfrutar de la ternura que le ofrecía su propio lecho y dejó que sus músculos fuertes se aflojaran y se abandonó al instante que él sabía iba a durar unas cuantas horas. Se dejó ir en el abrazo de la noche, una dulce muerte que le traería un nuevo mañana. Una confortable y voluntaria renuncia que le proporcionaría un nuevo día. Cedió su voluntad en manos de esa parte profunda de si mismo y a quien no conocía, pero sabia que cuidaba de él.

Transcurrió el instante y él se perdió en un mundo caliente, oscuro, sordo y callado en el que ya no tuvo voluntad. Un mundo que a veces podía adivinar en retazos de lucidez, pero al que nunca pudo acceder consciente. Un instante eterno de paz, calma y confort que se extendía ante su consciencia como un mar sin fondo ni horizontes, pero del que se reconocía navegante.

Sabía que pronto despertaría, en algún lugar, aunque no tenía la certeza de si sería en este o aquel mundo, en esta o aquella historia. No importaba, pues se sentía seguro, cálido y en paz. Buenas Noches.

Relato por Joan Ortín Meneses e Ilustración por Gemma Queralt Izquierdo

SENTSIA.

Relato por Joan Ortín Meneses

Ilustración por Gemma Queralt Izquierdo

 

LA TUNDRA DE PAPEL.

LA TUNDRA DE PAPEL.

El blanco del papel era liso y yermo como la tundra, frío y desolador. Nada podía surgir de ese vacío inquietante, ese espacio sin referencias que se extendía ante sus ojos como la interminable y aburrida perspectiva de un insulso domingo de invierno.

No se encontraba inspirada. Las musas y demás seres iluminados que habitualmente la acompañaban, ahora la habían abandonado a su suerte. Una suerte de abulia sin sentido que presagiaba una jornada poco provechosa donde la creatividad, una vez más, se iba a esfumar.

Los duendes, las hadas, los seres elementales del lugar, seguramente andaban entretenidos en otros lugares más prósperos, y se habían ausentado de su hogar. Se encontraba sola, sin ideas, frente al gran lienzo blanco en el que supuestamente debía volcar sus genialidades.

Pero éstas, no aparecían. Ni genialidades, ni siquiera una simple vulgaridad, repetición de otros o inspiración indebida. Nada. Solo una gran tundra blanca, fría, vacía y sin forma ni límites. Una inquietud y un desasosiego plasmados frente a sus ojos que se mofaba indolente de su creciente ansiedad. La nada.

La nada le despertaba una sensación de vacío conocido. Una sensación de falta, como si careciese de algo inespecífico. Un sensación que conocía levemente, a la que en contadas ocasiones se había asomado. Una leve emoción le vino a su presente, era como una especie de vértigo, ligero, mortecino, que la llamaba con ecos en sordina.

Escuchó esa llamada. Le prestó atención a ese susurro interior. El vacío venía a ella. Surgía desde el pozo de su interior y se le mostraba una emoción vívida, de amor hacia si misma. Dejó llegar esa emoción y pudo sentirla cómo se asomaba frente a ella. Era una súbita alegría por sentirse ahí, viva y presente. Sin más.

La tundra de papel dejó de serlo. Formas, colores, estructuras tridimensionales, fueron surgiendo desde el centro de su alma. Una miríada iridiscente de dibujos, seres, fantasías e imágenes danzaban frente a ella como si, poco a poco, fueran llenando el vacío que momentos atrás había en su lienzo blanco de papel.

Que fácil le pareció a ella conectar con su creatividad, solo tenia que aceptar y dejar entrar en su alma la soledad blanca del vacío, rendirse y abrazarlo sin prejuicios y contemplar su propio espacio interior, con la tranquilidad de que las musas y duendes que pensaba estarían de juerga en otros lares, resultaba que estaban ahí mismo a tan poca distancia de su ser: en su espacio interior.

La tundra blanca de papel, dejó de serlo para pasar a ser un frondoso vergel de colores y frutos, saberes y sabores, emociones y sensaciones, luces y sombras, formas y espacios voluptuosos ricos en perfumes, recuerdos, proyecciones e instantes presentes. Gracias, querida tundra blanca de papel por estar ahí en mi.

Relato: Joan Ortín Meneses

Ilustración: Gemma Queralt Izquierdo

 

NO HAY TIEMPO QUE PERDER

No hay tiempo que perder. 
Si esta afirmación te lleva a sentir algún tipo de urgencia o prisa, entonces debes saber que no es ése el sentido que deseo darle a esta frase.
Si desearas perder el tiempo yo te animaría a ello, pues perder el tiempo es una forma de utilizarlo. Perder el tiempo, a veces, es una buena forma de invertir tu tiempo.
Pero cuando digo que “No hay tiempo que perder” me estoy refiriendo a que el tiempo es un activo que vale oro y no debiéramos perder oro. En ese caso nos estaríamos empobreciendo ¿No crees?
En mi caso, ha pasado ya media vida. El tiempo es como un yogur, tiene fecha de caducidad, por eso no deberíamos dejarlo pasar sin más.
Dicen los físicos y los místicos (últimamente se ponen de acuerdo muy a menudo) que el tiempo no existe. Que es una percepción del observador. Construccion de nuestra mente.
Esa serie de sucesos concatenados la podemos percibir gracias a que el sujeto (cada uno de nosotros) estamos separados con el objeto (lo que ocurre y las cosas).
Y ahí radica la gracia del tiempo. Gracias a que somos un ser experimentando una realidad terrenal podemos disfrutar del tiempo, podemos hacer uso de él. 
Puesto que el día que dejemos esta estructura física que nos mantiene, ya no podremos disfrutar del tiempo y volveremos a ser uno con el todo. Seremos, ya no sujeto si no el objeto en si mismo.
El universo es atemporal. Pues qué suerte que yo soy temporal. Por eso, la pregunta es: ¿Qué harías si no tuvieras tiempo?
Comparte si estas reflexiones te gustan. 
Nos vemos muy pronto!
Chau !

QUÉ HACER CUANDO ALGUIEN TE DESPRECIA

¿Te has sentido despreciado alguna vez? ¿Alguien ha hecho un sarcasmo sobre ti? ¿El graciosillo de turno ha soltado una indirecta y te ha sentado como patada en la boca del estómago?

De repente un compañero de trabajo hace un comentario sobre ti con sorna y te sientes herido. Quizás tu pareja suelta un sarcasmo y te duele en el alma (no te equivoques, al alma no le duelen según qué cosas) o quizás tus amigos te ningunean y te tienen olvidado hace tiempo.

Son tantos los motivos por los que puedes sentirte despreciado que podría estar todo el artículo repasando posibles historias. A todos nos ha sucedido alguna vez: nos sentimos despreciados en el trato y enseguida se pone en marcha todo un dispositivo interno de alerta y agravio y reacción al «atropello».

Lo más adecuado sería responder de forma asertiva, defendiendo tu postura con tranquilidad y paz, pero lo que hacemos es dinamitar al «oponente» contraatacando y respondiendo a la afrenta, o quizás, haciéndonos pequeños y tragándonos el «sapo».

Mira este vídeo y te explico qué está ocurriendo.

Es muy probable que estés generando en tu mente una distorsión de la realidad, una exageración. Si es así, tómate tiempo para cambiar el punto de vista.

 

Si crees que este vídeo le puede servir a alguien, no dudes en compartirlo.

CÓMO ENFRENTARSE A LA INCERTIDUMBRE

¿Te has sentido alguna vez descorazonado por no saber qué pasará en los próximos días? ¿Miras hacia el futuro y sientes una especie de vértigo interior? ¿Se te encoge el corazón cuando haces cálculos y ves que no llegas a final de mes?

Cuando todo esto te pasa, quedas a merced de las circunstancias y pierdes tu poder. 
Duermes mal por las noches y en tu mente hay un constante run run que te impide disfrutar del día a día.

Te angustias y quedas atrapado en unas espectativas futuras oscuras… y te quedarías todo el día en la cama si pudieras, pero no puedes y tiras para adelante como sea…

Si pudieras sacar de tu cabeza toda esa incertidumbre, sin duda serías mucho más feliz y afrontarías tu vida con mejor disposición, no estarías preocupado y seguramente serías más creativo y sociable.

En el próximo video te voy a explicar qué puedes hacer.

Si crees que este vídeo le puede servir a alguien, no dudes en compartirlo.

«No quieres sopa, pues toma dos tazas».

En muchas ocasiones me gusta pensar sobre qué hay de cierto en la sabiduría popular.

Pero no puedo estar de acuerdo con todas las sentencias del refranero español. Hay algunos de esos refranes que son especialmente retrógrados, como por ejemplo ese de “Mas vale malo conocido que bueno por conocer”.
Me parece bochornoso porque reencarna el miedo profundo al cambio y especialmente a la vida, e invita a seguir igual que siempre por muy fastidiada que sea la situación.
Pero hay algunos refranes que son especialmente acertados y creo que el de las famosas dos sopas de taza es uno de ellos.
Cuanta mas atención pones sobre aquello que te incomoda o aquello que no deseas, mas estás predisponiendo al universo en esa dirección.
El universo siempre tiende al equilibrio y el mínimo consumo de energía es uno de los principios en las dinámicas universales.
Cuando te empeñas en negarte a algo, es decir que no quieres sopa, estás activando un potencial concreto y estás haciendo crecer la relevancia de algo.
Y cuando ese relevancia potencia la importancia de cualquier situación el universo va a querer igualarlo. Para ello pondrá en marcha una serie de dinámicas en dirección contraria a ese potencial creciente.
Pongamos, por ejemplo, el enamorado que ve en su enamorada a un ser hermoso y lleno de virtudes y eleva sus cualidades por encima de lo real que generará una serie de dinámicas con las cuales el universo se encargará de contrarrestar.
Quizás algún día el enamorado tenga que ver lo que sus amigos y entorno ya estaban viendo y pudiera ser que muy probablemente ocurra alguna situación que de forma abrupta acabe con esa visión bucólica de la amada.
O cuando nos negamos a vivir alguna experiencia y a comprender su entramado estaremos dando demasiada importancia a evitar algo, cosa que probablemente hará que la vida active una serie de dinámicas orientadas a tumbar esa resistencia dándonos más de eso que deseamos evitar.
La mejor postura es, entonces, bajar el nivel de rechazo de lo indeseado para así poner esa ley del “No quieres sopa, toma dos tazas” a tu favor.
¿Que te parecería cambiar tu mentalidad, cambiar tu forma de ver lo indeseado? Empieza a amar eso que no deseas para, de ese modo, no recibir esas dos tazas extra de amargura.
Estarías empezando a poner al universo a tu favor y no en tu contra. Cambiaría el refrán y dirías algo así como: “Quieres sopa, pues ya no hay más»

EL PODER DE LA IMAGINACIÓN

A veces asociamos el uso de la imaginación con nuestra infancia o con el mundo infantil en general.

¿Es quizás por eso que en nuestra vida de adultos utilizamos tan poco la imaginación?

Creemos que esforzándonos al máximo conseguiremos todo aquello que nos propongamos.

A medida que vamos desarrollándonos en nuestra vida vamos consiguiendo algunos de esos propósitos, sin embargo otros se quedan en el camino.

Los jóvenes van a ir descubriendo que aquellos sueños se van a ir quedando en el camino y relacionamos la  capacidad de soñar e imaginar con la inmadurez.

La dura realidad va a ir devolviéndonos a lo largo de nuestra vida adulta a un mundo pragmático donde cada vez tiene menos cabida la imaginación y los sueños.

Vamos a ir generando capas de experiencias que van a generar duras estructuras de inamovible y terca realidad. Entonces vuelve a suceder, una y otra vez, siempre lo mismo.

Pero nuestra capacidad para soñar sigue en el centro de nuestro subconsciente. Cada noche lo hacemos, incluso en momentos de nuestra lucidez también.

¿Que te parecería entrenar esa capacidad?¿Podrías dedicar unos minutos durante el día a soñar de modo consciente el tipo de vida que deseas?¿Puedes despertar ese mago que hay dentro de ti para acceder a una realidad imaginada mucho mas elevada?

No hace mucho te escribía sobre la importancia del pensamiento

Ahora te escribo sobre la importancia de la imaginación. Tienes el poder de generar mediante tu imaginación una frecuencia mental que te acerque a un sector de la realidad afín a ese pensamiento.

¿De verdad crees que puedes experimentar una realidad de amor, plenitud y libertad, desde un pensamiento de rabia, culpa y carencias?

El primer paso para acercarte a una realidad mejor es imaginar que vives en ella. Dejándote sentir lo que experimentarías viviendo en esa realidad, amando, agradeciendo y experimentando, aunque sea a través de la 
imaginación.

Como hacías cuando eras más joven y que tan buenos resultados te dio. Pero no dejes de hacerlo, como en su día hiciste, mantente perseverante y camina hacia tus sueños.

PRÓXIMA CONFERENCIA ON LINE

 

EL PODER DEL PENSAMIENTO

Como bien sabes, no existe nada bajo el sol que no haya sido imaginado antes.

Voy a pasar por alto nuestra propia existencia y la de los seres vivos, plantas y minerales. Alguna inteligencia superior los debió crear y eso es algo que, además de escapárseme, no es el objeto de mi reflexión. Pero si lo es el resto de objetos, proyectos y situaciones.

Una simple silla, los grandes avances de la humanidad como la rueda o proyectos de ingeniería descomunales como edificios y puentes, primero han tenido que ser pensados.

Un proyecto empresarial, una estrategia concreta o un objeto diseñado, se han tenido que desarrollar en un plano mental antes de comenzarse a darle forma.

Creo que en esto estarás de acuerdo conmigo. Todo lo que existe primero ha sido antes concebido en la mente.

Si partimos de esta premisa, no existe escapatoria en el momento de asumir la responsabilidad y el liderazgo de tu propia vida. Lee atentamente mi explicación.

Las decisiones que tomamos en cada momento tienen una consecuencia o al menos desencadenan una serie de reacciones en el universo. Se dice que el aleteo de una mariposa puede desencadenar un huracán en la otra parte del mundo.

No se si es exactamente así, pero convendrás conmigo sobre la importancia de la mente y los pensamientos sobre tu vida y sus consecuencias.

Cierto es que no todas las circunstancias vitales obedecerán a tus decisiones, puesto que la línea de vida por la que transitas también responde al sector del espacio que estás ocupando.

Es decir: la cultura, familia, barrio, educación, etc. no vendrán determinados por tu forma de pensar precisamente. Pero, ¿y el resto de factores? ¿Todo es fruto de la casualidad?

Si así fuera quedaríamos a merced de la suerte y sin capacidad de tomar partido en el devenir de nuestra vida. Será una cadena de causas y consecuencias lo que te llevará a un decorado y un escenario concreto de tu realidad.

Existe una cadena de decisiones proveniente de un modo de pensar. Es ahí, entonces, donde radica tu capacidad para entomar una buena postura de salida. Justo antes de tomar una decisión, observa ¿qué estás pensando?

¿Tomas las decisiones en un contexto favorable? Un contexto mental de amor y libertad nos acercará a una cadena de sucesos de la misma índole. Mientras que un jardín mental de caos, miedo y culpa nos llevará a una cadena de hechos del mismo calado.

El momento vital en el que te encuentras ahora también es producto de una sucesión previa de pensamientos, o al menos de una actitud interior concreta.

Antes decía que no existe nada en tu mundo que no esté pensado antes. Imaginado y visualizado. De ese hecho no se libra tu vida.

Pueden ocurrir circunstancias que por educación, cultura, salud o simples pruebas de la vida, no estén directamente sometidas a tu actitud mental. Vale, lo admito. Pero, el resto de circunstancias te las has generado tú solito o solita.

Este punto no es siempre aceptado de buen grado, sobre todo si estás metido ahora en la boca del lobo. Seguramente la mayoría de personas dirá que sus circunstancias no se las han buscado o eludirán su responsabilidad directa o indirectamente. Incluso puede que culpen a Rajoy o a Puigdemont de todos sus males.

Cuando todo te va bien, sueles venirte arriba y pensar en qué bueno que eres y qué bien lo haces. Pero, ¿qué tal si aplicas lo mismo cuando tu vida no va tan bien? Difícil, ¿eh?

Pues en ambos casos tu mentalidad a tenido que ver. ¿Observas tus pensamientos? ¿Son pensamientos que te sanan o son pensamientos que te enferman? ¿Tienes pensamientos de abundancia o de carencia? ¿Son pensamientos de amor o son de ira? ¿Pensamientos de posibilidad o de limitación?

Si te interesa este tema, permanece atento a los próximos artículos, voy a ir desgranando cuál es nuestra posible implicación y capacidad de generar y cultivar una buena mentalidad.

QUÉ HACER CUANDO ME DESPIDEN DEL TRABAJO !

QUÉ HACER CUANDO ME DESPIDEN DEL TRABAJO !

-¡Me han despedido!-

La frase retumba en el interior de tu caja mental y rebota haciendo eco múltiples veces.

Estoy seguro que tu o alguien cercano a ti ha vivido esta situación. Yo también la he vivido en algún momento de Mi vida y por eso se lo que puede ocurrir cuando la vida nos trae esta situación.

Puede que el despido incluso haya sido buscado, pero la mayoría de las veces ocurre que sencillamente las circunstancias te llevan allí.

Te encuentras ahora mismo ante un abismo, ante una gran incertidumbre. -¿Qué será ahora de mi?- La gran pregunta que la mayoría se hace.

Cualquier circunstancia en la vida es una gran oportunidad para crecer como persona e incluso como profesional.

Se que esta aseveración suena a «muy bonito» pero tu puedes conseguir que sea absolutamente real.

Valora qué nuevas oportunidades se abren frente a ti. Ahora dispones de un margen de tiempo, dependiendo
de tu situación financiera será más amplio o más estrecho.

Pero dependerá de tu mentalidad, es decir tu forma de comprender y entender la situación, lo que transformará esta nueva situación en un paso atrás para tomar impulso o en una gran “putada” que te han hecho.

Tu puedes elegir, en efecto, dejar que este hecho disminuya o aumente tu autoestima.

Si te sientes enfadado y agraviado tu postura ante la nueva situación generará actitudes de enfado y agravio y el resultado no será favorable.

Sin embargo si aceptas la nueva situación como una oportunidad, tus actitudes te llevarán a resultados deseables.

No dejes que el desánimo, la vergüenza o cualquier otra emoción negativa se apodere de tu respuesta a la nueva situación.

Ten en cuenta que lo que te hará crecer como persona y como profesional es poner tu atención en cómo reaccionas al despido y no en el despido en si mismo.

Así cambiarás tu foco de atención. Dejarás de mirar fuera de ti para pasar a mirar en tu interior.

Y cuando pasas a mirar en tu interior la pregunta es: ¿Estoy actuando desde la libertad de elegir o desde el fastidio por los hechos?

Tu respuesta determinará vivir una experiencia favorable a una experiencia desfavorable.

Si quieres saber más o hablar sobre esto, déjame un comentario.

¡Hasta pronto!

Chau!!!

QUÉ TIENE QUE VER LA FÍSICA CUÁNTICA CON RASCARSE

QUÉ TIENE QUE VER LA FÍSICA CUÁNTICA CON RASCARSE

¿Qué tiene que ver la gimnasia con el magnesio? ¿O rascarse cuando tienes tos? Déjame que te cuente algo. Hasta principios del siglo XX el ser humano pensaba que gracias a la matemática y la física newtoniana lo tenía todo controlado. Los científicos se habían «venido arriba» y creían que todo lo que ocurría en el universo podría reducirse a leyes y fórmulas que determinaban un resultado predecible. ¡Que equivocados estaban! Por casualidad e investigando sobre el comportamiento de los metales y el cambio de color que sufrían cuando se les aplicaba calor (qué cosas mas raras hacen los científicos…), descubrieron que a nivel subatómico la física tradicional no podía explicar qué rayos estaba ocurriendo. Los átomos saltaban, sin lógica, de órbita. Desobedeciendo las leyes físicas. Estaban ante un nuevo paradigma. Y ahora, tu te preguntarás (o al menos eso espero)… ¿qué tiene que ver la física de las partículas con mi vida? Pues, quizás nada o quizás mucho! Existe un principio en la física cuántica llamado ley de decoherencia, que explica que aquello que sucede a nivel de partículas subatómicas no tiene nada que ver con lo que ocurre en nuestro mundo macroatómico. Vale! Ok… pero y si… De eso, de lo que no puede demostrarse aún hoy, pero que mañana seguro encontrarán cómo hacerlo (una vez más) va la conferencia que voy a ofrecerte.  

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
X